Cuando zarpa la ecuación

18 Ene Cuando zarpa la ecuación

Hemos conseguido sobrevivir a las Navidades. Por tanto, les traigo mi primer articulo del año. Entre el periodo vacacional, los exámenes y de más quehaceres que le surgen a uno se acercaba la fecha de entrega de esta pieza y aún no me había puesto a su factura. Santiago ‘tintineaba’ mi móvil y me apremiaba con la entrega. Conociendo a ‘Sanchi’, ya estaría nervioso y a punto de emanar espuma por su boca. La cólera se habrá ido apoderando de él pese a estar acostumbrado a mi entrega sobre la bocina, y estoy seguro que maldecirá mi nombre y a mi familia. Pues mientras él experimentaba estas sensaciones, yo, plácidamente buscaba una idea que no acaba de encontrar. Podría haberle puesto mucho más empeño al tema pero tampoco es cuestión de hacerse daño.

Como una revelación, Pablo cayendo del caballo camino de Damasco, llegó a mis oídos algo prodigioso. El domingo, mientras tomaba el vermú, conocí la existencia de una serie de canciones, de artistas más o menos actuales, en las cuales se encontraban operaciones matemáticas que uno debía resolver al ritmo de la música. No puse más énfasis en el tema, recordé el punzón, el ábaco, los vídeos de ‘Magic English’ y poco más que se usaba cuando era pequeño, que no lo sentía tan lejano. Aunque, viendo lo visto, quizá ya empiecen a llamarme señor cuando irrumpa en medio de un partido de fútbol improvisado en cualquier lugar con la simple intención de dar una patada al balón y que acabe en gol, o cortar una contra, o subir la banda y ponerla en el area: calidad de yogur.

Nada más llegar a casa me fui directo al ordenador y busqué en YouTube “Operaciones matemáticas” y YouTube puso el resto: “Camela”. No podía creérmelo y me puse a ver aquel video . La melodía era la de la canción ‘Cuando zarpa el amor’, veía al del piano, a la gitana que canta y al melenudo que responde al nombre de ‘Dioni’. Mientras éste baila y mueve las manos haciendo ‘airpiano’ y contando con los dedos, ella canta y repite operaciones matemáticas: sumas, restas. “Dime que sabes, sumar por favor. Dime que estás listo, dímelo (…) esta es la operación: 9+7-2 y al resultado le añades 22 (+22). Pero vamos a liarla reduce la cifra a la mitad (/2) +2. ¿Cuál es la solución?”. Todo transcurría sobre un fondo lisérgico y con el ‘Dioni’ dando vueltas y saltos; la mismísima reencarnación de Raoul Duke, el protagonista y alter ego de Hunter. S. Thompson en ‘Miedo y asco en Las Vegas’. Luego queremos que la juventud no se drogue.

Seguí viendo más y más vídeos de operaciones matemáticas, los había de todo tipo de música y de los más insospechados artistas: estaba alucinando y empecé a operar al ritmo de las canciones, me canse al rato. Luego entré en una página porno, que es donde suelo acabar cada  vez que entro  a buscar algo en Internet. Ya no es necesario ni la imaginación, internet: la democratización de la paja.

Sólo me queda preguntarme si aquellos que en un futuro dirigirán el mundo son educados a ritmo de Camela y Reguetton, ¿qué será de nosotros? Padres sacrificándose para mandar a sus hijos a unos buenos colegios, que cuestan un riñón, y al niño le ponen esto en clase; me compadezco de ellos.  Aunque si se ponen a pensarlo bien, nosotros crecimos con Leticia Sabater y ‘Barrio Sésamo’; otros con ‘Los Lunnis’. Nuestros padres en una educación tardofranquista, o con ‘La Bola de Cristal’ donde había una bruja de trapo que decía: “el mal es el capital”. Y al final no todo salió tan mal. Aún hay esperanza, porque siempre es lo último que se pierde.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Boro
Boro
gonlopezalvaro@gmail.com

Soy más de Garci que de Almodóvar, más de un gintonic que de kalimotxo. No creo en el gotelé, las camisetas de tirantes, los pantalones piratas y los náutico con calcetines; entre otras muchas cosas. Como mal, duermo poco y visto bien. Tengo por rutina una buena vida.

No Comments

Post A Comment