newspapers

16 Jun El quiosco de Boro (I)

Yo me crié leyendo la prensa. Los primeros recuerdos que tengo de mis lecturas están mas plagados de periódicos que libros. Rodeado de portadas, columnas, crónicas, anuncios de contactos y compra-venta de pisos aprendí a leer y escribir. Y, de cierta manera, a mirar y entender el mundo.

Apenas tendría cinco años, estaba alojado con mis padres en un hotel de Sancti Petri. Era principios de julio, el levante azotaba cálido y seco como la piel de un bereber. Cada mañana, lo primero que hacía al despertar era correr al hall del hotel y ahí contemplar una enorme estantería con prensa de todos los lugares del mundo. A veces, no leía, sólo sentía la atracción de acariciarlos y mancharme las manos de tinta, ojear sus portadas, embelesarme con sus cabeceras. A mi alrededor, gente en camisa, bañador y náuticos desplegaban sus diarios. Yo, con mi dosis diaria, me iba a desayunar de la mano de mis padres.

En casa recopilo cientos de páginas de periódicos recortadas que me van acompañando a lo largo de mi vida

Un periódico nos brinda la oportunidad de estar informados, de absorber la información de forma reposada, de reflexionar.  Aún hay mas,  están cargados de literatura -todo escritor escribe mejor a la sombra de un diario: con la cartera llena y la barriga-, artistas gráficos, humor. Por algo más de un euro y menos de tres, pueden gozar de todo esto y más.

Esta sección que inauguro hoy va dirigida a destacarles algunos de los artículos, crónicas, análisis, reportajes y demás que considero merecen la pena ser leidos; y dejarse así picar por el bicho de la prensa. Ojalá caigan presa de su veneno. Como ya les he dicho, guardo muchos artículos, me gustaría poder mostrar aquí todos, pero es totalmente imposible, así que me veo obligado a elegir. La selección es totalmente personal,  subjetiva y no responde a ningún orden concreto ni racional. Espero estar acertado, y que les guste.

Pasen y lean:

Alberto Salcedo Ramos escribe en El Testamento del Viejo Mile el perfil de Emiliano Zulueta, compositor, acordeonero y cantante colombiano de música vallenata. Y fue él quien compuso La Gota Fría, donde relata su rivalidad musical y vital con Lorenzo morales El Negro Chumeca.

Manuel Jabois en La gente más honrada del mundo trata sobre el magnífico libro de Nacho Carretero FARIÑA. Disecciona el argumento realizando una descripción de la Galicia del narcotráfico -la de su infancia en Sanxenxo- y dando su particular visión de las cosas.

Gay Talese acababa de fichar por ESQUIRE , y le encargaron un perfil de Sinatra, el cuál había rechazado las peticiones de ESQUIRE durante años. Talese tampoco consiguió la entrevista, pero pasó 3 meses siguiendo al Rat Pack. Su trabajo tomó forma Sinatra está resfriado, este perfil es una de las obras maestras del periodismo.

Hubo un tiempo en que Gistau fue vecino de Quino. De un encuentro casual se marcó este precioso artículo Quino en el ascensor.

Oliver Sacks sabía que se moría, y quiso dejar esta carta de despedida De mi propia vida. Un alegato a disfrutar y aprovechar al máximo cada esquirla de vida.

Si eres gallego, te llamas Juan Tallón, vives en Ourense en el mismo barrio que Josi el de Los Suaves y tienes un don para la escritura: te salen cosas como esta Los típicos idiotas.

Kim Jong-il y Santi comparten la misma afición: el cine. Que es una afición muy común entre dictadores. En El tirano cinéfilo Antonio Muñoz Molina trata sobre el tema.

Arcadi Espada, polémico y brillante periodista, critica que en algunos medios se nos presentara la cara del pequeño Aylan –la foto el niño ahogada en la playa- pixelada. Ataca la corrección política y dulcificación de la realidad en el periodismo El lector pixelado .

En No te suelto, Leila Guerriero, una de las mejores plumas en castellano, cuenta como la mujer de El Cigala se murió una madrugada de agosto pasado y éste actuó al día siguiente en  Los Ángeles. Un reconocimiento al cantante flamenco que pone los pelos de punta.

Mitterrand se despidió de este mundo con un pantagruélico y elitista banquete en la Nochevieja de 1995, ya saben la Gauche Divine. Lo relata Luis M. Alonso en La mística del hortelano. Espero que se queden con buen sabor de boca.

El próximo mes nos volvemos a ver por YONLOK.

No me echen mucho de menos, y lean periódicos.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Boro
Boro
gonlopezalvaro@gmail.com

Soy más de Garci que de Almodóvar, más de un gintonic que de kalimotxo. No creo en el gotelé, las camisetas de tirantes, los pantalones piratas y los náutico con calcetines; entre otras muchas cosas. Como mal, duermo poco y visto bien. Tengo por rutina una buena vida.

No Comments

Post A Comment