fotoperiodismo

03 May El frente del fotoperiodismo

“El componente más importante de una cámara está detrás de ella”.

Ansel Adams.

Hace ya muchos años que los caminos de la fotografía y el periodismo se unieron en sagrado matrimonio. Hasta que la muerte los separe. Y nunca mejor dicho. Actualmente, su relación no atraviesa por el mejor momento: los años dejan huella, la manera de proceder no parece estar siendo la correcta y las heridas fruto de dichas actuaciones están lejos de cicatrizar.

El periodismo gráfico nace como una consecuencia de una necesidad evidente de la época. Los precoces avances tecnológicos crearon la necesidad en los diarios de complementar sus interminables e incomprensibles –para muchos- textos sobre la actualidad. La fotografía permitió poco a poco a los ciudadanos de a pie acercarse a la realidad. Una imagen supone una excelente de información para un pueblo analfabeto.

Sin embargo, no fue hasta el año 1880 cuando esto se comienza a tomar en consideración por parte de los medios. El diario neoyonrquino Daily Graphic incorpora una fotografía del edificio Steinway Hall en una de sus tiradas y años más tarde se alzó con el Premio Pulitzer.

Casualmente, el desarrollo de la fotografía periodística siempre ha ido entrelazada con la constante sucesión de conflictos políticos que se dieron tras la segunda mitad del S.XIX. Desde las primeras fotografías de guerra –  aún muy alejadas del concepto de periodismo gráfico- realizadas en la Guerra de Crimea durante los años 1853-1856 y hasta la actualidad, me sería prácticamente imposible mencionar un conflicto político que no haya albergado un fotógrafo en sus trincheras.

Y es que desde sus inicios, se adjudicó a la fotografía una cualidad de autenticidad implícita, que, a su vez, le otorga un valor incalculable de testimonio.

Pero como dijo el gran Bob Dylan en 1964: Times are a-changing –los tiempos están cambiando- y también lo hacen para los fotoperiodistas que a pesar llevar más de 150 años en primera línea, afrontan una realidad sobradamente tenebrosa y que Santi Alverú aclaró con gran acierto en su artículo el pasado lunes

La situación actual del fotoperiodismo es un tema candente en el mundo de la comunicación y para tratarlo con la mayor precisión posible, hoy contamos en Yonlok con Alberto Fanego, que como os podréis imaginar, es fotoperiodista y que nos dará su versión sobre la situación actual en su profesión:  

El fotoperiodismo vive una situación crítica. En España tenemos a algunos de los mejores fotógrafos pero somos el último mono en el mundo de la comunicación, como los escoceses en Trainspotting. Estamos ante una falta de regularización porque hoy en día ya no podemos distinguir quién es un fotógrafo profesional y quién no lo es. Un claro ejemplo lo podemos encontrar en los partidos de fútbol. Las marcas punteras en fotografía, han abaratado los costes de sus productos y hoy en día todos pueden disponer de un dispositivo.

Hoy en día estamos muy mal valorados y las empresas tienen mucho que ver, ya que con Internet que nos tira los precios muy abajo y y con las agencias, no tiene ningún tipo de sentido para ellas tener un fotógrafo en plantilla. Una imagen la puede conseguir cualquier persona que no sea fotógrafo. Creo que los medios no valoran la importancia que puede tener una imagen y su nivel informativo y es que si tienes una imagen potente que te abre en la portada de un periódico, esa imagen te va a motivar a leerte el texto.

Otro tema importante es la irrupción de la crisis en el sector que ha dado lugar a que existan muchos freelancers – trabajador independiente-  y eso nos imposibilita el trabajo en prensa ya que cogen todas las fotos de las agencias. Da igual que tengas la mejor foto, los medios prefieren pagar la suscripción que tengan. Por eso lo que hacemos los freelancers es buscar historias únicas y que no sean conocidas en España, pero nadie es profeta en su tierra y posiblemente termines publicando fuera”.

Por lo que nos ha contado Alberto, la situación parece estar lejos de terminar con un final feliz. Sin embargo, os animo a que todos comencemos a valorar más y mejor el trabajo de estos “descubre realidades” porque la fotografía es y será siempre, mucho más testigo de la historia que la palabra escrita.

 

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Juan Vega
Juan Vega
andreuvega@gmail.com

Verás... El mundo se divide en dos categorías: Los que tienen revolver cargado y los que cavan. Tú cavas. Y yo te ayudo

No Comments

Post A Comment