Mi curiosa patria

17 Mar Mi curiosa patria

Me encantan los idiomas. Y, en especial, me encanta mi idioma (mi verdadero país [por cierto, ¿no os parece estúpido que se le asignen banderas a estos? {En la selección al comienzo de los videojuegos, por ejemplo}]). Es inevitable que esto me lleve a cotejarlo todo el rato con los demás que manejo. Y lo cierto es que la nuestra es una lengua irregular, díscola, curiosa.

La primera diferencia que me viene a la mente en comparación con otras son las reglas ortotipográficas. No os preocupéis: el presente no será un artículo científico de puntuación comparada. Sin embargo, las discrepancias son notables y siempre me fascina la arbitrariedad por la que se rigen.

Donde más diferencias encuentro es a nivel léxico. Me llama la atención que muchas palabras estén invertidas en español respecto a sus homólogas. Por ejemplo: ¿es «hola» una inversión de «hallo» (alemán) y «âllo» (francés)? ¿Y «Dinamarca» de «Danimarca» (italiano), «Denmark» (inglés), «Dänemark» (alemán) y «Danemarque» (francés)? ¿Sucede lo mismo con «cocodrilo» y «crocodile» (francés e inglés) o «Krokodil» (alemán)? ¿Qué me decís de «cacao» y «cocoa» (inglés)?

Lo cierto es que, para los bizarros (en mi país significa «valiente» [no como los sajones]) que hacen el recorrido inverso al mío y se atreven a estudiar nuestro idioma, no siempre resulta sencillo: en primer lugar, porque nosotros mismos lo maltratamos (véase el uso [{casi} inexistente] del imperativo, el abuso de anglicismos o el bullying [«acoso» en español] al que sometemos a las conjunciones copulativas y disyuntivas suplentes [«e» y «u»] cuando la siguiente palabra comienza por la misma letra que las titulares); en segundo lugar, dado que el español es un campo minado, lleno de contradicciones internas: ¿no es terrible y demencial que «aguda» no sea aguda, «tilde» no lleve tilde y «palíndromo» no sea un palíndromo? Deberíamos tomar medidas al respecto. «Aparte» se escribe junto. En «A partir» se ha cumplido la orden y está dividido. Las dos palabras que componen «enfrente», por su parte, ni siquiera se encuentran cara a cara.

Mención aparte merecen los dobletes homófonos, que a veces son tripletes o cuádruplas: el «mi» posesivo y el «mí» pronombre personal (al pobre «ti» la tilde nunca le hace caso); el «si no» condicional y la conjunción «sino», además del sustantivo «sino»; el «por qué» interrogativo, el «porqué» sustantivo, el «porque» explicativo y el «por que» introductorio de oración subordinada regida por preposición. ¡Menuda liada!

Otro aspecto que distingue el español de otras lenguas, de origen germánico por ejemplo, es la acentuación. Existen unas reglas básicas y sencillas. Fácil. Si se complica y dos palabras son homógrafas, aparece al rescate la tilde diacrítica. Esta, sin embargo, no se aplica siempre. Sin querer posicionarme en el debate del «solamente»/«sólo» vs. «solo» (sólo digo que es más sencillo y coherente utilizarla), en el caso de la forma de imperativo «ve» («ir» y/o «ver») no se contempla.

Mi país, el español, está compuesto por distintas provincias (la variedad argentina, colombiana, española, mexicana, etc.). Sobre cada una de ellas, a pesar de los accidentes lingüístico-geográficos, climas, fauna y flora autóctonas, se han erigido monumentales ciudades (desde «Don Quijote de la Mancha» hasta «2666»), gracias al inestimable trabajo de sus alcaldes (desde Cervantes hasta Bolaño). Y lo mejor es que sus ciudadanos, las palabras, se mueven (ellas) libres de una a otra. Irregular, díscolo, curioso, sí, pero precioso, bello y lindo. Merece la pena visitar nuestro país.

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Mateo Pierre
Mateo Pierre
mateo.pierre@gmail.com

Me dedico a jornada completa a la digresión. ¿Cómo no, si en su interior cabe, por lo menos, un imperativo, un reto, un adjetivo litúrgico, un primate, un orificio, una pregunta disyuntiva? Quería escribir algo simpático, pero mencioné un primate y me fui con él por las ramas. Esto es la prueba de ello.

No Comments

Post A Comment