Call center

12 May Pequeños placeres

Ilustración: Gemma Cantador

Descartamos los pequeños placeres cotidianos.

Y no será porque no se nos presenten.

Puede que sea, más bien, que no queremos detenernos en paladearlos.

Porque, en el fondo, no queremos detenernos.

Si los de mayo del ’68 hubieran conseguido su objetivo, parar el mundo, hoy no se bajaría nadie.

Divago.

*****

Debo llamar al servicio oficial de un fabricante de electrodomésticos para dar aviso de una avería y concertar la visita del técnico para que proceda a su reparación.

Debo enfrentarme al servicio de atención al cliente.

Debo recurrir a un Call center.

*****

Las estrategias que despliego cuando son ellos los que llaman, no son válidas.

Ya sé que siendo ellos los que llaman buscan realizar una labor de captación, tratando de que me convierta en un nuevo cliente, o buscando incrementar mi nivel de cautiverio mediante esa estrategia infernal de marketing denominada fidelización.

Tarjetina de puntos, ¿tienes?, reina.

*****

En la otra cara de la moneda se encuentran esas ocasiones en que necesitas información, ayuda, presentar una reclamación, solicitar un servicio o lo que quiera que hace que, de forma voluntaria, te animes a ser tú el que llama.

Una estimación probable asegura que el 93% de las veces que llamas a un servicio telefónico de atención al cliente está automatizado. En la escala inferior, el que menos de todos, cuenta con un filtro que discrimina el tipo de llamada que estás realizando y, por el procedimiento de enumerar opciones y pedirte que teclees el número asignado a tu gestión particular, consigue que no hayas aguzado el ingenio cuando describe las características de la primera (que canaliza el 82.5% de las llamadas recibidas) y dejas pasar opciones y más opciones (inverosímiles, algunas), para comprobar que cuando anuncian (dando por hecho que eres zote) que “para otras opciones, pulse almohadilla”, yo ya no sé cuál elegir y, con sobrevenida desgana, dejo que el tiempo pase, a la espera de que una operadora se presente, deseando que sea una humana (no Siri), que articule su discurso en un idioma que pueda entender (no en sirio), cruzando los dedos a modo de sortilegio y, cuando me contesta (sí, una humana, no siria), rezo para que no tenga pautado un protocolo de actuación.

Bailar a tu aire es un aliciente para conseguir mayores sorpresas.

*****

No detallaré la conversación de esta misma mañana, pero entresaco tres perlas.

[Hemos cambiado de dirección desde la última avería]

—¿La calle ya no existe?

—La hemos dejado allí. Sigue en el mismo sitio. Sólo hemos cambiado de domicilio.

[Tengo un móvil nuevo; otro número]

—El número anterior, ¿lo machaco?

—¿Machacar?

—Sí. Que si lo machaco entonces…

—Proceda. Machaque a gusto.

[Nuestro nuevo domicilio está en la calle Jovellanos; la operadora piensa en alto]

Jovellanos, Jovellanos, ¿dónde estás Jovellanos?

—Ha muerto.

—Claro.

—Sí. Le tuvieron encerrado en el castillo de Bellver, y le liberaron.

—En el castillo de Bellver, ya…

—Pero hace años de esto, señorita. Lamento ser yo quien haya tenido que darle la noticia.

—Veo que, al menos, seguimos teniendo sentido del humor, pese a tan luctuosa pérdida.

Di que sí.

Veremos la cara que me queda cuando el técnico me diga que la reparación no me compensa, que deberé comprar un nuevo aparato y, en cualquier caso, me sople 90 napos por salida y desplazamiento, habiendo concertado la operadora una cita optimizada en la ruta fijada del técnico, lo que convierte los conceptos “salida” y “desplazamiento” en simples sacacuartos.

*****

¡Qué tiempos aquellos en los que podías pedirle a la operadora que te ayudara a encontrar a una persona en particular!

O intentar que Diego gallu te dé pistas de una cualquiera; ninguna en concreto.

*****

Coda:

El electrodoméstico más caro de los que tengo en mi domicilio es el ordenador y es el que más rentabilidad me produce; es el único implicado en mi trabajo.

¿Por qué cuando se estropea la lavadora llamamos al servicio técnico oficial y cuando el ordenador se ha caído (“jodido, en informática”) aviso a mi sobrino, que dice que sabe?

Deja, Ricardo, no contestes.

*****

Central de datos: Común sin sentido

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Alberto Secades
comunsinsentido@gmail.com

Psicólogo en prácticas.

No Comments

Post A Comment