hustler spanish

22 Jun Spanish Hustler (IX)

 

A veces no tengo claro hasta qué punto la gente cree en mí, en lo que soy. Dedico el tiempo a escuchar, porque realmente no puedo hacer mucho más. Escuchar y pensar en lo que he hecho, en lo que he creado.  A veces ni siquiera tengo tan claro que yo haya creado a estos seres. Pero la calle es la calle, igual que la selva es la selva. Y cómo no me va a doler. Es lo que me gustaría que ellos supieran.

Capítulo 9

La tercera llamada

Llevamos como seis horas jugando al Street Fighter. O Igual llevamos diez horas, o dos días. Nos hemos fumado dos fichas, hemos llamado al telepi cuatro veces y ya no queda ni un litro en la nevera de los veinte que pillamos en el chino.

Nos hemos pasado el juego con todos los personajes, incluso con el lento de Zangief, que grita después de cada pelea La próxima vez que nos encontremos, te voy a romper los brazos!”. Es cuando Jordan y yo gritamos con él y nos fundimos con ese maravilloso mundo de las hostias de colores.

Mi favorito es Ryu. Sus puños son extensión de los míos. Soy el maldito repartidor de hostias. Sin miedo a perder, sin miedo a morir.

Una vez leí una movida sobre que hay gente a la que no le funciona una cosa que es la amígdala del cerebro. La encargada de segregar dopamina para que nos caguemos por la pata abajo y se nos retuerzan los huesos de pánico y tengamos miedo a perder y a morir.

No sabemos nada de Cuadrao, desde hace tres días. El primer dia no cogía el teléfono. A partir del segundo, el móvil dejó de estar encendido, y aún estamos esperando que nos llegue un mensajito de esos de “el número ya está disponible”.

Akira: Puto Cuadrao.

Jordan: Hermano, estoy seguro que en una de estas nos picará el telefonillo gritando: bajad hijosputa! Y nos contará toda la movida. Como hacía cuando éramos unos mocosos, te acuerdas?

Madrid, verano de 2004.

Que puto calor que hacía. La abu me había colocado unas lentejas en pleno agosto y no tenía fuerzas para moverme del jodido sofá. Me estaba tragando toda la jodida telenovela a su lado, una jodida basura insoportable. Un drama de amores, venganzas y líos familiares con acento latino.

Alfredo José y Margarita tenían montado un movidón de cuernos muy chungo, yo estaba volando al fabuloso mundo del siestón, y sonó el telefonillo.

Abu: José, Es Alexis. Dice que si bajas.

Akira: Joder, si son las cuatro. Todavía hace un calor de mierda.

Abu: José, cuida esa boca o te doy un bofetón. Baja que te esperan tus amigos.

Frente al portal, en el último cachito de sombra que generaba el toldo de la peluquería de los moros, estaban Alexis y Raúl. Cuadrao y Jordan. Tenían pintado “vamos a meternos en líos” en los ojos y en los dientes.

Cuadrao: Eh, Akira, tengo un nuevo truco para llamar gratis desde la cabina.

Jordan: Cuéntale cómo funciona la vaina!

Cuadrao: Pillas la chapa de una lata. El truco está en meterla en la ranura de las monedas, marcar un código y justo en el último número sacar la chapita rápido.

Tienes un minuto exacto para hablar.

Akira: solo un minuto?

Cuadrao: Gratis. En un minuto se habla un huevo.

Jordan: Pero no puedes hacerlo más de 2 veces. A la tercera lo detecta la CIA o la Interpol. Y aparecen los maderos y te cagas. A que si Cuadrao?

Cuadrao: Bah, eso es mentira seguro.

Jordan: Es como lo de decir Verónica 3 veces delante del espejo, aparece y te raja el cuello. Con esas cosas no se juega joder.

Cuadrao: Eres un puto cagao.

Jordan: Tu lo has hecho listillo?

Cuadrao: A que lo hago ahora mismo y cuando aparezca le digo que te corte la minipolla esa que tienes?  Que eres la excepción y decepción de tu raza negro!

Akira: Venga joder. Qué llamada divertida vamos a hacer un martes de agosto a las 16:00 con el calor que hace aquí?

Jordan: Líneas eróticas. Que nos digan cosas guarras.

Akira: En un minuto, como mucho, terminas de escuchar la musiquita de bienvenida que te ponen. No ves que hacen pasta manteniendo la peña en espera?

Además, qué vamos a estar, pasándonos el teléfono? Yo paso de compartir ese momento con dos cerdos salidos como vosotros.

Jordan: a mí con que me digan: “mi papito” ya me vale.

Cuadrao: No. Vamos a llamar a un adivino de esos. Que nos digan el futuro y cuándo vamos a morir. Yo quiero saber cuándo voy a morir.

No! espera! Vamos a llamarle las 3 putas veces seguidas a él. Así nos confirma si realmente pasa lo de que viene la poli a la tercera.

Jordan: Pero qué dices idiota? Que yo paso de arriesgarme a eso.

Cuadrao: Joder, es un adivino. Digo yo que lo verá en la puta bola de cristal nos lo avisará.

Akira: Vamos a desaprovechar minutos con esa chorrada?

Cuadrao: Chorrada? Tenemos que ver qué pasa. No queréis verlo?

Dejad de tener miedo a todo joder. Así no vais a sentiros vivos nunca.

Akira: Yo no tengo miedo. A ti lo que te pasa es que te importa una mierda todo.

Cuadrao: Si tienes miedo. Los dos tenéis miedo. Todos tienen miedo y por eso son unos amargados.

Mira a tu abuela, Akira. Recibe una mierda de dinero por cuidar de tu abuelo con Alzheimer y lo pasa jodidamente mal. Pero sabes por qué no se queja? Por miedo a que le quiten la miseria esa.

Akira: Como vuelvas a hablar así de mi abuela te reviento.

Cuadrao: Qué vas a reventar tu si eres un mierda. Un acojonao.

Jordan: Cuadrao te estás canteando.

Cuadrao: Y tu igual. No sé qué cojones hago perdiendo el tiempo con dos subnormales como vosotros. Yo de mayor no quiero ser un perro con correa. No quiero ser una puta de la casa de campo que te la chupa por 10 euros para dar de comer a sus hijos. No quiero ser un corbata que le limpia el culo con la lengua a su jefe para tener un coche y una casa.

No quiero ser esclavo de nadie ni de nada.

Akira: Pero, qué nos estás contando? Toda esta mierda por una llamada gratis?

Cuadrao: No tronco. Las que están llamando son las decisiones y vosotros no os atrevéis a descolgar el teléfono por miedo a que sean las equivocadas. Porque dejáis que os jodan con el miedo. Que te jodan Akira. Que te jodan Jordan.

Que os jodan a todos.

Por la discusión de aquella tarde estuvimos sin hablarnos un año. Luego nos volvimos a juntar en el barrio como si no hubiese pasado nada.

Desde entonces nada nos ha separado. Hasta ahora.

La realidad es que, Jordan y yo, nos hemos encerrado a quemar el Street fighter para no aceptar que la cosa se ha jodido. Para intentar alargar el momento de saber la verdad. Lo cierto es que Cuadrao tenía razón, somos unos cagaos.

Y Cuadrao siempre fue un loco suicida.

Y quizá nos toque aceptar que Cuadrao seguirá siendo el mayor cabrón que existe, pero en otra vida, en otro barrio.

Al final dijo Verónica 3 veces.

Al final consiguió hacer su tercera llamada seguida.

Jordan: Dale al pause.

Akira: Ahora no hostias! Que estoy a punto de machacarle!

Jordan: Dale al pause joder!

Akira: Joder. Ya. Qué pasa?

Jordan: Han picado el timbre.

 

¿Te ha gustado? ¡Comparte!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter
Miranda Brothers
Miranda Brothers
proyectoatlantida@hotmail.com

Buscarse la vida. Cada uno elige el medio, el modo o la herramienta. El fin es el mismo. Sobrevivir. En la calle hay historias que viven encerradas en diálogos. Diálogos de Spanish Hustlers. Aviso: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. O no.

No Comments

Post A Comment